Tòfones i bolets

Setas de cardo

Setas de cardo: todo lo que quieres saber sobre ellas

Cuando llegan las lluvias de otoño, una de las actividades preferidas para los amantes del bosque y la naturaleza es salir a buscar setas después de las primeras lluvias abundantes. Normalmente asociamos esta actividad a un bonito paseo por el bosque, rodeados de la paz y harmonía de los árboles. Pero lo cierto es que cada seta tiene su lugar predilecto y no todas crecen de las raíces de grandes arboledas. Es el caso de la seta de cardo. 

 

¿Por qué se llama seta de cardo?

La respuesta a esta pregunta sorprende a muchos por su simpleza: porque crece donde vive el cardo silvestre (Eryngium campestre). Si no lo sabías, ahora puedes entender porque esta es una de las setas que más se expande por todo el país y por esto es tan popular en todo el país. 

El cardo silvestre es una planta que se caracteriza por sus espinas, por su resistencia y por las grandes dimensiones que puede alcanzar si se deja crecer en territorios donde no interviene el ser humano. No es una planta valorada por agricultores (más bien al revés, es normal ver como se elimina de los territorios donde se planea realizar plantaciones) aunque realmente tiene propiedades medicinales. Y además, ahora ya lo sabes: de sus raíces nace la seta de cardo.

Su nombre científico es Pleurotus eryngii. Es posible que os suene el concepto de “eryngii” ya que también se conoce popularmente con este nombre. En Euskadi la seta se llama “Gardu Ziza”, en Catalunya “Gírgola de panical” y en Valencia “Seta de cemtcamps”.

 

Cuándo crecen las setas de cardo

La seta de cardo suele abundar durante los meses de otoño (de octubre a diciembre) y crecen dos o tres semanas después de las primeras lluvias. Puntualmente también puede encontrarse en primavera, en función de las condiciones climáticas de cada territorio.

 

Dónde crecen las setas de cardo

Su hábitat son los terrenos donde existen o han existido grandes extensiones de cardos silvestres. Esto es, mayoritariamente, en solanas, donde no existe mucho vegetación en forma de árbol. Espacios donde los animales de ganado pasturan habitualmente. Los “abonos” que dejan los animales en estos terrenos provocan que la reproducción de las setas de cardo prolifere.

 

Confusión con la seta de cardo: cómo saber si es realmente una seta de cardo

Hay algunas variedades de setas que se pueden confundir con las setas de cardo. Por ejemplo la variedad ferulae del mismo Pleurotus eryngii se parece muchísimo, pero la diferencia radica en la planta que le da cobijo. En este caso no la podemos nombrar seta de cardo ya que crece de las raíces de la cañeja (ferula communis).

También tiene una similitud muy pronunciada con la seta de brezo (Lepista luscina), aunque se podría diferenciar fijándonos con su sombrero, que es más gris. 

Aunque si de algo debemos estar seguros siempre es de no confundirnos con una seta tóxica. Las setas de cardo no suelen confundirse con hongos tóxicos, pero deberemos estar seguros de no confundirnos con los páxilos enrollados (Paxillus involutus, unas setas de color más rojizo) o la falsa molinera (Clitocybe dealbata, setas normalmente más pequeñas y de color crema/blanco), dos setas peligrosamente tóxicas.

 

Retrato de una seta de cardo: cómo es y cómo sabe

Probablemente ya conozcas cómo es una seta de cardo, ya que se trata de una de las setas más conocidas y consumidas de nuestro país. Se caracterizan por tener un sombrero amarronado, un pie con tono blanco (sin anillo ni volva) y unas láminas apretadas y pronunciadas de color parecido al pie, ya que ambos elementos se integran perfectamente.

El interior de una seta de cardo es blanco, parecido al color del pie. Su carne tiene un sabor suave y ligero que se integra fácilmente en cantidad de recetas. 

Estamos hablando obviamente de setas de cardo silvestres. Aunque la seta de cardo también es conocida por su variedad de cultivo, también es muy consumida y utilizada en la cocina.

Setas de cardo

Seta de cardo de cultivo: una variante de calidad 

El eryngii, nombre con el que también se conocen las setas de cardo, puede cultivarse fácilmente y de hecho es una de las setas de cultivo más consumidas. Con los años se ha logrado realizar cultivos de excelente calidad. 

A pesar de que el origen de las setas de cardo es europeo, es en Asia donde esta seta es muy popular y goza de muy buena reputación. El eryngii también es conocido como cardo coreano, ya que uno de los países del mundo que más lo cultiva es Corea, donde se utiliza en múltiples recetas, como por ejemplo los deliciosos ramen.

Estéticamente, la seta de cardo de cultivo es muy visual y tiene unas formas muy peculiares que hacen que sea muy fácilmente reconocible. Al cortarlo laminado, nos podemos incluso confundir con el boletus, aunque tiene propiedades diferentes.

Seta de cardo de cultivo

 

Los beneficios saludables del Pleurotus eryngii

La seta de cardo contiene elementos que la hacen muy atractiva desde el punto de vista saludable. Contiene grandes dosis de fibra y vitaminas, sobre todo de vitaminas del tipo B, que son las que nos ayudan a desarrollar y favorecer el sistema inmunológico. La fibra hace que también se recomiende en dietas para tratar el estreñimiento.

Del mismo modo, también se recomienda en dietas bajas de sal, ya que tiene bajas cantidades de magnesio, hierro y zinc.  

 

Recetas con setas de cardo

El suave pero a la vez delicioso sabor de la seta de cardo hace posible que se trate de una seta con múltiples opciones culinarias. Te presentamos para terminar algunas de las opciones a la hora de cocinar setas de cardo:

  • A la plancha: a veces lo simple es lo que más resultados da. Simplemente, debes laminar las setas de cardo y saltearlas a la plancha con aceite. Añádele una pizca de sal maldon y disfruta de todo su sabor. 
  • Guisos: añade tus setas de cardo en cualquier guiso de carne. La seta de cardo se adapta muy bien en la textura de los guisos y su suave sabor no le quita protagonismo a la carne.
  • Pastas y arroces: la seta de cardo combina muy bien con la pasta. Añade a tu sofrito un poco de seta de cardo cortada y siente la melosidad de su textura.
  • Crema: no es muy común, pero si ponemos en nuestra crema de verduras un poco de seta de cardo previamente salteada le va a aportar un plus de sabor que dificlmente vas a olvidar.
Setas de cardo de cultivo