Tòfones i bolets

Setas deshidratadas: qué son, cómo se hidratan y consejos para cocinarlas

Setas deshidratadas: qué son, cómo se hidratan y consejos para cocinarlas

Las setas deshidratadas son una gran solución para aquellos cocineros que desean hacer sus platos estrella con setas fuera de temporada. No hay nada que supere la frescura de unas setas recién recolectadas, pero ya sabemos que la mayoría de setas en España crecen solo durante los meses de otoño… por lo que el resto del año, estamos obligados a consumir setas deshidratadas.

¿Cómo se deshidrata una seta?

El motivo principal para deshidratar una seta es su conservación. Es una de las mejores soluciones para conservar setas,  ya que además de no perder muchas de sus cualidades en fresco, se reducen y permite conservar más setas en menos espacio.

En Laumont secamos las setas en hornos especializados para este proceso. Si queréis deshidratar setas en casa, el proceso es parecido pero con hornos convencionales. Lo único que debéis hacer es dejar vuestras setas ordenadas en la bandeja de vuestro horno, sin que estén muy pegadas unas de otras. Entonces, abrir el horno a no más de 100º y tenéis que ir revisándolas hasta que estén correctamente deshidratadas (en función de cada seta, el tiempo puede variar). No os preocupéis si las setas pierden mucho volumen: es lo normal, ya que durante este proceso llegan a perder casi la mitad de su volumen. Es debido a la estructura porosa de todas las setas y las grandes cantidades de agua que retienen.

Si el volumen de setas a deshidratar es pequeño, también se puede optar por dejarlas secar al aire libre, en un espacio aireado y separadas las unas de las otras.

Cómo recordatorio, siempre deben limpiarse las setas antes de proceder a deshidratarlas.

Setas deshidratadas

Hidratar setas secas

Las setas deshidratadas se conservan durante mucho tiempo, pero siempre llega el día de ser consumidas. Para hidratar unas setas deshidratadas, existen dos opciones: o bien se hierven durante 1 minuto o se dejan en un tarro lleno de agua durante 1 hora. Ese día, las setas recuperarán el volumen que perdieron el día que las deshidratamos… incluso puede ser que quizás serán más grandes.

Cocinar con setas deshidratadas

No desperdicies el agua con la que has hidratado las setas. Ese líquido es de gran valor y contiene mucha esencia de seta. Se puede aprovechar como una especie de “caldo de setas”, así que te va a otorgar mucho gusto donde sea que lo quieras añadir.

Las setas deshidratadas se pueden usar del mismo modo que las setas frescas. De hecho, al hidratarlas recuperan en gran parte el aspecto que tenían recién recolectadas. Así que en pleno agosto, podrás cocinar un guisado con trompetas de la muerte como si estuvieses en otoño. Esta es la gran ventaja de las setas deshidratadas.

Y para terminar… 3 recetas con setas deshidratadas

Salteado de trompetas de la muerte deshidratadas con huevo frito, virutas de jamón ibérico y puré de patata

Coca de pan de payés con verduras escalivadas y boletus deshidratado.

 

Ensalada de mezcla de setas deshidratadas en escabeche, queso brie, tomate cherry y nueces

 

 Buen provecho!